Oré a un santo, y mejoré

Cuando se escuchan declaraciones como la de arriba, el pensamiento humano tiende a darlas crédito. En fin, ¿quién discutiría con los hechos, y especialmente cuando resulta en la mejoría de una persona enferma? Así va el argumento. Sin embargo, tenemos el claro mandamiento, repetido varias veces en las Escrituras, que sólo debemos orar a Dios (Juan 14:13, 14), y que “hay…un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (1 Timoteo 2:5).

Entonces, es posible que la mejoría se atribuya a una o más de las siguientes cosas:
 
1. Dios a veces nos es misericordioso y paciente aun en nuestra ignorancia. Una de las palabras que bien describe al ser humano sin Dios es la de ignorancia. Es parte de ser pecaminoso. No reconocemos al verdadero Dios—cómo es ni cómo obra. Por eso, nos ha dejado Su Palabra infalible para que salgamos de nuestra ignorancia. Dios nos recoge donde estamos y empieza a enseñarnos Su verdad para llevarnos a ese precioso momento cuando Le reconocemos como es y lo que ha hecho a favor nuestro en la cruz del Calvario, y nacemos espiritualmente. Pero una vez que vemos la verdad y la aceptamos, no permaneceremos en la ignorancia. La duda se disipa con la claridad de la Palabra de Dios.
 
2. Satanás a veces podría tener poder para efectuar una mejoría aparente. Dios nos dice en Su Palabra que el diablo es un ser inteligentísimo y el gran enemigo de Dios. Una de sus ‘armas’ predilectas en su guerra contra Dios es el engaño. Si puede producir un ‘milagro’ o incluso aparentarlo para que una persona le crea a él en vez de a Dios, ha conseguido una victoria. ¿Puede hacer milagros Satanás? 2 Tesalonicenses 2:9 dice que el anticristo es “inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos”. La Biblia dice que en estos acontecimientos de los últimos días el diablo hará milagros aunque su poder tiene límite y está sujeto al poder de Dios. Entonces, no vale la excusa de que ‘no sabía’ o que ‘Dios no me dejaría creer una mentira’. El nos ha dado Su Palabra; la tenemos disponible para poderla leer y estudiar. Es tan veraz como Su Autor y nos hará salir de la duda y el engaño.
 
3. La autosugestión de la mente puede ejercitar unos poderes insospechables sobre el cuerpo. Periódicamente, los medios de comunicación hacen reportajes sobre distintas clases de estudios en que se demuestran, o por lo menos intentan demostrar, el poder de la mente sobre el cuerpo físico. La gama va desde los que son claramente religiosos pero en contra de la Palabra de Dios hasta los que reconocen que las personas contentas viven vidas más largas. Curiosamente, Proverbios 17:22, entre varios versículos que se podrían citar, y escrito hace tres mil años, dice que “El corazón alegre constituye buen remedio; Mas el espíritu triste seca los huesos”. Muchos médicos reconocen que es un campo que apenas se ha investigado pero que es muy prometedor en el caso de muchos pacientes.
Recordemos que el fin nunca justifica los medios. Uno de los ardides que Satanás emplea con tanta efectividad es hacernos ver los ‘beneficios’ que resultan aunque estemos soslayando la Palabra de Dios o tomando el atajo. Se podría dar el caso de una mejoría temporal por las razones que hemos expuesto, pero a la larga dañará nuestra relación con Dios, porque causará una separación entre El y nosotros por no confiar plenamente en lo que El nos ha dicho. En esencia es el mismo cebo que Satanás ofreció a Eva en el huerto. Primeramente, sembró la duda en la mente de Eva: “¿Con que Dios os ha dicho…?” Luego, asentó el anzuelo con la promesa engañosa: “¡…seréis como Dios!” Abrió la puerta a la idea de que Dios no es tan inteligente ni bueno como se pensaba y que se puede conseguir el ansiado remedio mejor y por otro lado. Dios ve todo ello como un reto a la verdad y a Su autoridad que tarde o temprano El ha de juzgar y castigar para demostrar su falsedad.
“Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo” (Colosenses 2:8).    —D. Flower 

Información

Iglesia Bautista Bíblica
c/ Tiberiades, 6 - local 20
28043 Madrid, España
Metro: Canillas / salida calle Montalbos

Tel. 91-300-0116
ESCRÍBENOS

Ubicación

mapagooglesmall¿Necesitas instrucciones para llegar a la Iglesia? 
Ver mapa más grande

Horario

Te invitamos a las reuniones:
reloj  Domingo      11:30 mañana

  Domingo        7:00 tarde
  Miércoles        7:00 tarde