La autoridad de la Escritura

¿Sólo tiene la Escritura autoridad sobre cosas espirituales?

Muchos cristianos, especialmente aquellos que quieren interpretar Génesis para que permita largas edades y la evolución, sostienen que la Biblia solo enseña sobre verdades espirituales. Descartan los intentos de interpretar la ciencia a la luz de la Escritura como superfluos en el mejor de los casos, o equivocados y hasta dañinos en el peor. Sin embargo, esto ignora el enfoque histórico de casi toda la Escritura.

Una de las diferencias más importantes entre la Biblia y los "libros santos" de otras religiones es que la Biblia enseña de un Dios que actúa en la historia. Hasta nos da una "línea de tiempo" de acontecimientos que colocan las acciones de Dios en el tiempo y lugares identificables.

Y a diferencia de otros libros religiosos que dicen hacer lo mismo, los eventos en la Escritura han sido corroborados por la arqueología, cuando existe esa evidencia arqueológica.

La Biblia habla sobre la historia

La mayoría de los libros bíblicos tienen alguna forma de narración histórica, que claramente tiene la intención de comunicar que ciertas cosas sucedieron en ciertos momentos.

Por ejemplo, Génesis 7:11 dice que el Diluvio empezó en un día específico de la vida de Noé. Génesis sostiene que Abraham fue un hombre que nació cerca de 350 años después del Diluvio (derivado de Génesis 11:10–31; 12:4), y que fue el antepasado del pueblo judío que figura prominentemente en el resto de la Escritura. Sostiene que José, el bisnieto de Abraham, fue vendido como esclavo en Egipto, pero ascendió al rango de primer ministro ahí. Estos son primordialmente afirmaciones históricas — estos eventos sucedieron en lugares particulares y en tiempos específicos. Tienes que llegar a los libros proféticos en el Antiguo Testamento y las epístolas en el Nuevo Testamento para recibir primordialmente enseñanza espiritual.

Incluso los géneros poéticos y didácticos hacen reclamaciones históricas. Por ejemplo, el Salmo 3 dice que fue escrito “cuando huía de delante de Absalón su hijo”. El relato histórico de esto se encuentra empezando en 2 Samuel 15, mientras que el Salmo 3 enfoca más la agitación interna de David y su oración de liberación a Dios. Pero afirma estar fundado en una situación histórica. Y un poema mismo puede dar in- formación histórica. Por ejemplo, Éxodo 14 da una versión narrativa de la travesía del mar Rojo, luego inmediatamente encontramos la canción de Moisés sobre el mismo evento. Similarmente, Jueces 4 relata la victoria de Israel sobre Sísara y su ejército, mientras que Jueces 5 es la canción de Débora y Barak sobre el mismo evento. Es instructivo estudiar estos pasajes para ver la diferencia entre narración y poesía, y cómo ambos expresan los diferentes aspectos de los acontecimientos que describen.

Lo que esto significa es que contrario al pensamiento popular, la Biblia puede ser caracterizada como un libro histórico. Aunque no podemos atribuir a los documentos antiguos los mismos niveles estrictos de la historiografía moderna, la Biblia claramente afirma que da un relato exacto de eventos que sucedieron en la historia (por ejemplo, explícitamente en Lucas 1:1– 4). Así que esto no debe ser denegado simplemente porque se digan que los eventos son guiados o aun influenciados directamente por un Creador sobrenatural.

La Historia de la Biblia es verdadera

Hace doscientos años, había muchas personas, lugares y eventos en la Biblia que se pensaban que no eran históricos. Pero como la arqueología bíblica ha progresado, hemos encontrado evidencia arqueológica y literaria de muchos de estos. Esto es verdad hasta tal punto que es razonable decir que cuando la Biblia habla y hay ausencia de evidencia histórica corroborante, el testimonio de la Biblia debe ser prueba suficiente por sí solo, y esto es antes de considerar su in- spiración divina (2 Timoteo 3:15–17).

La enseñanza espiritual de la Biblia depende de su historia.
Porque la Biblia enseña sobre un Dios que actúa en la historia, mucha de su enseñanza no puede ser categorizada de manera nítida enseñanza ‘histórica’ o ‘espiritual’. Por ejemplo, todos los evangelios enseñan que Jesús multiplicó el pan y los peces para alimentar a miles de personas (5.000 hombres, además de mujeres y niños). ¿Es esto histórico o teológico? Claramente es las dos cosas. Y, por supuesto, la Resurrección, sin la cual nuestra fe no vale para nada (1 Corintios15), es un evento histórico con implicaciones espirituales.

Más importante aun, las enseñanzas espirituales de la Biblia solo son verdaderas si la historia en que son basadas es también verdadera. Los autores bíblicos tienen como base de su comprensión de Dios el hecho de que Él es el Creador del Cielo y la tierra. Sin este hecho, no tendríamos ninguna explicación de dónde tiene la autoridad para juzgar el pecado. Como base de toda presentación del Evangelio es el hecho de que el hombre se ha rebelado contra Dios, empezando con nuestro primer antepasado Adán, hasta el día presente (1 Corintios 15:21–22). Si Adán realmente no cometió ese primer pecado histórico, cuyos efectos han llegado a través de la historia a nuestras vidas hoy (Romanos 5:12), el Evangelio no tiene sentido.

La historia de la Biblia nos importa

Una de las enseñanzas más importantes de la Biblia en cuanto a su historia es que hechos reales por personas reales realmente nos afectan hoy. Adán pecó en la historia, que significa que todos sus descendientes, incluyéndonos a nosotros, pecamos. Jesús murió y resucitó en la historia, consiguiendo la salvación para todo aquel que cree en Él. Dios ha actuado en la historia para asegurar nuestra salvación, y llevará la historia a su conclusión.

Muchas veces, cuando personas descubren que realmente pueden fiarse de la historia de la Biblia, tienen más confianza en su fe, incluyendo querer compartirla con otros. Esto es porque cuando la fe de uno se basa en la historia real de la Biblia, es más fácil creer que Dios todavía actúa hoy para llevar a cabo el plan especificado en la Escritura, y el Cristianismo llega a tener una importancia real en el mundo.

  1. —Lita Cosner en la revista Creación

Información

Iglesia Bautista Bíblica
c/ Tiberiades, 6 - local 20
28043 Madrid, España
Metro: Canillas / salida calle Montalbos

Tel. 91-300-0116
ESCRÍBENOS

Ubicación

mapagooglesmall¿Necesitas instrucciones para llegar a la Iglesia? 
Ver mapa más grande

Horario

Te invitamos a las reuniones:
reloj  Domingo      11:30 mañana

  Domingo        7:00 tarde
  Miércoles        7:00 tarde