La Primera Navidad

¿Por qué vino el Hijo de Dios al planeta tierra?

Image result for manger scene painting

Hay algo especial del planeta Tierra que Dios el Padre enviara Su Hijo, Jesucristo el Señor, por quien el universo fue creado (Juan 1:3), desde el tercer cielo a esta pequeña mota en el océano del espacio?

Primero, ¿cuánta distancia tuvo que viajar para llegar aquí? El salmista pregunta: “¿Quién como Jehová nuestro Dios, Que se sienta en las alturas, Que se humilla a mirar en el cielo y en la tierra?” (Salmo 113:5-6).

Si Dios debe inclinarse para mirar el universo, ¿cuánto más debe inclinarse para encontrar la Vía Láctea (una de miles de millones de galaxias), y el sistema solar de planetas que orbita nuestro sol (una de cien mil millones de estrellas en nuestra galaxia) y luego el planeta Tierra (una de las menores de ellas). El universo es infinito en su magnitud en cuanto concierne a los seres humanos,

porque Dios nos ha asegurado que “Si los cielos arriba se pueden medir ... también yo desecharé toda la descendencia de Israel por todo lo que hicieron, dice Jehová” (Jeremías 31:37). ¡Que significa, por supuesto, que nunca podemos medirlo! No, “No puede ser contado el ejército del cielo” (Jeremías 33:22), porque “las estrellas del cielo” son tan numerosas “como la arena que está a la orilla del mar” (Génesis 22:17).

Entonces, ¿por qué vino el Hijo de Dios a nuestro pequeñísimo planeta Tierra? La respuesta es clara bíblicamente: sólo la Tierra es habitable y tiene habitantes. El profeta Isaías nos informa que Dios “formó la tierra, la hizo y la compuso; no la creó en vano [como todos los otros planetas en el universo], para que fuese habitada la creó” (Isaías 45:18). Pero —maravilloso contemplarlo— no solo plantas y animales viven aquí, ¡sino también seres humanos que poseen la imagen y semejanza de Dios! Esa es la razón por la cual el Creador de todo (Colosenses 1:16) pasó de largo todas las demás galaxias, todas las otras estrellas en nuestra galaxia y los planetas mayores en nuestro sistema solar (Jupiter, Saturno, Urano y Neptuno) y llegó aquí para ser un miembro permanente de la raza humana dentro del cuerpo de una mujer judía. Eso es la maravilla permanente de la Navidad.

Nuestra existencia personal empezó aquí (para Adán y Eva por creación, y para nosotros los demás por procreación). Pero el Hijo de Dios existió como la Segunda Persona de la Deidad eternamente antes de que añadiera una naturaleza (cuerpo, alma y espíritu) a Su naturaleza divina: “Y aquel Verbo [el Hijo de Dios] fue hecho carne [ser humano], y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad” (Juan 1:14).

Sí, ese es el mensaje de la Navidad: el Hijo amado de Dios se regocijó con el Padre desde toda la eternidad “antes que el mundo fuese” (Juan 17:5), y luego hace dos mil años llegó desde “el tercer cielo” (2 Corintios 12:2) a este único planeta habitado para saldar la cuenta del castigo del pecado que jamás pudiéramos pagar. ¡Qué amor, qué misericordia y qué gracia!

Como alguien ha observado apropiadamente: “Teníamos una deuda que no podíamos pagar. Él pagó una deuda que no debía” (autor desconocido).

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16).

¡Feliz Navidad! 

Cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley,para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos. Gálatas 4:4,5. 

                                                                                                                                                                             —John C. Whitcomb

Información

Iglesia Bautista Bíblica
c/ Tiberiades, 6 - local 20
28043 Madrid, España
Metro: Canillas / salida calle Montalbos

Tel. 91-300-0116
ESCRÍBENOS

Ubicación

mapagooglesmall¿Necesitas instrucciones para llegar a la Iglesia? 
Ver mapa más grande

Horario

Te invitamos a las reuniones:
reloj  Domingo      11:30 mañana

  Domingo        7:00 tarde
  Miércoles        7:00 tarde